Letterings of the World: La historia de cada rótulo.

15 mayo, 2020

Letterings of the World es una colección de libros para completar los mejores diseños de letras de cada ciudad. Es un ejercicio para unir puntos, como cuando éramos pequeños y uníamos el «1» con el «2», y así sucesivamente hasta completar un dibujo.

La diferencia es que en este caso, el resultado no es un dibujo, sino cada uno de los diseños de letras más bonitos de ciudades como Madrid, Barcelona, Ámsterdam y Londres. Rótulos de tiendas, grafitis o letreros abandonados en medio de una carretera (caso real).

Cuando planteamos este proyecto, buscábamos dar visibilidad al diseño de letras a mano que tanto hemos perdido. Por ejemplo, en la parte de rótulos de tienda, hemos vivido una caída del valor cultural de los diseños. En el 85% de los comercios, ya no se cuenta con la rotulación a mano para anunciar el nombre.

Es decir, que lo que antes era un ejercicio de identidad visual, ahora se ha convertido, en su mayoría, en diseños basados en tipografías, impresiones en rótulos de forma digital y pérdida completa de ese valor cultural.

Aún así, se sigue manteniendo la esencia en negocios generacionales o nuevos negocios con propietarios bastante sensibilizados en recuperar esta práctica. Por ello, para dar esa visibilidad, se nos ocurrió hacer un libro dot-to-dot en el que reunir este valor casi extinto.

Si nos paramos a pensar sobre esto, nos damos cuenta de una cosa. Curiosamente, los negocios que más apuestan por la esencia del diseño hecho a mano, son negocios locales, de barrio, con clientela fija que apuestan por un negocio más cercano. En definitiva, justo los que más están sufriendo ahora.

Por ello, hemos creado esta serie en el blog, para dar visibilidad a estos negocios que, ahora más que nunca, están intentando evitar el cierre definitivo.

Antigua Casa Crespo

Vamos a empezar por Antigua Casa Crespo, un comercio que abría sus puertas en 1863 en la calle Divino Pastor, una tienda dedicada a productos para la construcción como sogas, cañizo, y por supuesto alpargatas en blanco y negro para la construcción.

En los años setenta, Martín Garbayo incorporó un gran catálogo de colores para las alpargatas, causando tanto furor que recibieron la visita de la Reina Sofía.

Actualmente, con Maxi Garbayo a la cabeza, es la quinta generación y cumplen más de 150 años de historia bajo la misma familia, haciendo de Antigua Casa Crespo, un lugar de culto de las alpargatas hechas a mano.

Lo mejor de todo es que no sólo las venden, sino que también que las producen ellos.

Vienen de un pequeño pueblo de La Rioja, Cervera del Río Alhama, con una larga tradición en coser alpargatas de manera artesanal.

Allí, esta conocida familia tiene la fábrica donde cada una de nuestras alpargatas se realiza a mano siguiendo el proceso de siempre y haciendo de cada par un producto exclusivo y único.

 

Este rótulo fue uno de los primeros que pensamos para el libro. Pasábamos muy a menudo por la puerta y ya desde hace un par de años les comentamos la posibilidad. Es un rótulo que aunque no sea el original, el de Gregorio Crespo, mantiene su esencia artesanal y es un escaparate de este tipo de rótulos. Su ubicación, es inmejorable.

Comercio de toda la vida

No nos olvidemos que nos encontramos en una época bastante contradictoria. Queremos mantener el comercio de toda la vida, pero sí que es cierto que acudimos en búsqueda de los mejores precios, que como es lógico, los ofrecen los grandes almacenes.

Tenemos que valorar cuando las cosas se hacen a mano, tanto por dentro como por fuera. Es decir, un local que se preocupa por transmitir una imagen muy cuidada, es un negocio que te va a ofrecer un servicio bastante cercano.

Así que, si necesitas unas alpargatas, no dudes en visitarles o comprarlas online. Lo que está claro, es que este tipo de comercio es necesario para muchas cosas, entre ellas, mantener una identidad visual que caracterice y transmita el estilo de cada lugar.